Crónica de Ciutadilla

CHUZOS DE PUNTA

(O DE CÓMO UNA TIENDA DE CAMPAÑA SE CONVIERTE EN UNA GRAN AMIGA)

Ciutadilla del 28 de abril al 1 de Mayo de 2012

Hacía mucho que habíamos puesto nuestros ojos e ilusiones en la “Trobada de Grups de Recreació Medieval”, que este año ya iba por su décima edición.

 X ediciones en el mundo de la recreación indican mucho trabajo, bien hecho, experiencia contrastada, un evento para aprender, y para medirnos a nosotros mismos. El grupo de Arquers del Rei Jaume organiza el evento, y de la mano de la Compañía Hermana Almogavers, preparamos el viaje. Recreación pura y dura, era necesario montar y tener campamento, mesas, bancos para sentarse, atrezzo, y por supuesto tienda de campaña medieval para dormir, teníamos que vivir durante 3 días y 2 noches en pleno siglo XIII.

Así que manos a la obra, en Gallur nuestros artesanos y manitas se pusieron a la construcción de mesas y bancos, nuestras chicas con viajes a Ikea, Plaza, etc. para conseguir cestos, vajilla de barro, y con el tiempo casi justo (una semana antes), nos llegó la tienda de campaña que nos había gustado, e ilusionados, la montamos por primera vez, que maja, que grande.

La tarde del viernes, una parte de la compañía que ha llegado de avanzadilla, deja ya montada la tienda para ocupar el espacio, el grueso de la tropa, partimos el sábado temprano para Ciutadilla. Ya nos dijo el buen Ferrán (más razón que un santo), abajo estaréis bien que arriba cuando sopla el aire… (Y luego nosotros decimos del cierzo). Mañana tranquila, montamos el atrezzo, mesa, bancos, armero, estandarte y ¡hala!, a almorzar.

Desfile de todos los grupos, nosotros junto a los Almogavers (que buen rollo). Y todos juntos en el ya denominado campamento almogávar en un camino que rodea la explanada del castillo.

El castillo precioso, el pueblo acogedor, comida todos los grupos juntos, charlas, conversaciones. Por la tarde varias tiendas de campaña de la explanada salen volando mástiles rotos, telas rasgadas, el viento hace de las suyas. Al enterarnos subimos por si podíamos echar una mano. Mala suerte, y los compañeros de otros grupos tienen que recoger cosas y dormir en el pueblo en un sitio que se les habilita. Por la tarde un maestro de esgrima de Barcelona da una lección con espada de una mano, nuestra primera clase. Después todo el grupo a la Iglesia para el concierto de música medieval, que por cierto lo pasamos muy bien. A la salida, “er fin der mundo”, llovía a pozales, y hay que subir hasta el campamento, un camino empinado de varios cientos de metros, con barro hasta el tobillo, resbalando y perdiendo las abarcas entre el barro. Así que después de cenar, y a pesar de que dejó de llover, a dormir. Durante la noche siguió lloviendo, y nuestra tienda aguantó bien.

A la mañana siguiente tocaba secar al sol radiante de la mañana, ropas, pieles, banderas, vamos todo, nos enteramos que durante la noche y en la explanada varias tiendas se habían llenado de agua, más compañeros afectados. Llegan y comparten el campamento almogávar los compañeros de la Milicia de San Jorge.

Mañana de domingo, y como no, misa, bueno boda medieval oficiada por el padre Ferrán, y con menudo monaguillo almogaver. Y por la tarde la batallaaaaaaaaaaaaaaaa, primera batalla en primera fila de algún miembro de la Compañía, y el resto incluida mujeres a lanzar azconas. Se desarrolla la lucha por la herencia del Castillo entre las Órdenes Militares y los Mercenarios del Siñor de Ciutadilla, que aúpan a su hijo ilegítimo. Nos toca combatir junto a las hordas vikingas. La batalla se desarrolla en la explanada junto al castillo. Una primera fase de charlas entre los líderes de ambos grupo, el secuestro del obispo, un lanzamiento de flechas por parte de los arqueros, y hasta 4 choques de ambos ejércitos, y entre choque los almogávares corriendo a lanzarles las azconas. Bueno y también tuvimos un ataque Berseker.

Tras la batalla, al anochecer la famosa frase, “he visto un colchón hinchable volando”, no solo el colchón, también la tienda de varios compañeros volvieron a volar.

Posteriormente cena con espectáculo de danza del vientre, y los hermanos almogavers nos deleitaron con una estupenda canción de taberna. Risas charlas, cervezas bajo las estrellas junto a la taberna, buenos compañeros, que más se puede pedir. El viento parado, no hay nubes. Y a las 3 de la madrugada cayeron los chuzos de punta. Litros de lluvia, vientos huracanados que revientan tiendas. La tienda empieza a moverse, se sueltan clavijas, el mástil se tuerce, el agua empieza a entrar, pero una heroína sin dudar, con gran valor sale a clavar vientos, a cerrar bien la tienda, a colocar laterales, a pesar de la lluvia, del frio, del  aire, (estás mojada). Y nuestra tienda, aguantó, como una jabata.

A pesar del mal tiempo, del viento, de la lluvia, fue un fin de semana fantástico, de compartir los miembros de la Compañía, de hermanamiento con los Almogavers y Milicianos de San Jorge, y de probarnos y saber que podemos, y que vamos por buen camino.

Agradecer a Jaume, Ferrán, sus hijos y todos los Arquers del Rei Jaume, la oportunidad de aprender, su calor y amistad, gracias por el buen trabajo que hacéis, a nuestros hermanos Almogavers, porque abrimos caminos, al señor Desbosc y a Raúl por los ratos compartidos, a los vikingos del Clan Havamal, y EinherJar por compartir batalla y música, al grupo Arnau de Balaguer, a los amigos de Cavallers d´Urrea, y a Blindado Personal por su aguja y a todos los grupos que conocimos y que a muchos de ellos nos queda aún por conocer.

 

Puedes ver una extensa galería de fotos de este evento pulsando en el siguiente enlace: Ciutadilla 2012, Algarada Almugabar

Leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.