Posts Tagged ‘almugabar’

Alvarada de Cañete

 

5, 6 y 7 de Agosto de 2016

Alvarada de Cañete

Cartel de la Alvarada de Cañete

Un poco de historia

Su castillo es de origen andalusí, tuvo varias ampliaciones, sobre todo tras la conquista castellana. Las últimas reformas son del siglo XIX, de las Guerras Carlistas. Se alza en lo alto de un escarpado, estrecho y largo cerro, dominando la población, junto al río Mayor del Molinillo.

La población se encuentra rodeada de murallas, también de origen andalusí, con reformas posteriores cristianas. Dentro de su recorrido, destaca la puerta de las Eras, en recodo, abovedada, con arco de herradura, y de cronología andalusí.

Campamento medieval de la Alvarada de Cañete

Campamento medieval de la Alvarada de Cañete

El evento

Cañete rememora con la Alvarada al más excelso personaje que la villa aportó a la historia, Don Álvaro de Luna, .no es sólo un personaje fundamental de la historia de España, sino también el hijo más ilustre de la villa de Cañete. Esta celebración no solo se centra en el siglo XIV, momento en que vivió Don Álvaro, sino que hace toda una recreación cultural, histórica y festiva en la localidad. Un completo programa de actividades se desarrolla durante nueve días, con propuestas tan significativas como la Feria de la Tapa Medieval, las exposiciones sobre historia local y regional, las jornadas de la Uned, los campamentos y mercados medievales recreados, el torneo medieval, las batallas al pie de la muralla… Cada año, el espíritu de Don Álvaro, guerrero, político y hombre de letras, verdadero representante de su siglo, vuelve a reinar en su villa natal.

Arqueros en la Alvarada de Cañete

Arqueros en la Alvarada de Cañete

Conmemora también, ese gran momento literario y cultural medieval que son las Cántigas del rey Alfonso X, dos de las cuales se ambientan en Cañete. Recuerda finalmente, una época desaparecida hace mucho tiempo y a unos hombres y mujeres anónimos que la vivieron, gentes de la villa para la paz y la guerra, para los oficios de taller y para la conquista de lejanas tierras, para la ancestral trashumancia y para la defensa de las fronteras, para el lento discurrir de los días o para la diáspora cañetera de todas las épocas…

Tropas prestas para la batalla en la Alvarada de Cañete

Tropas prestas para la batalla en la Alvarada de Cañete

Los Almugábares de Zaragoza, estuvimos estos días participando en este magnífico evento. Muchas gracias por vuestra excelente acogida y por permitirnos disfrutar de lo lindo.

Recreacionistas en la Alvarada de Cañete

Recreacionistas en la Alvarada de Cañete

Bodas de Isabel de Segura

Cartel de las Bodas de Isabel de Segura 2016

Cartel de las Bodas de Isabel de Segura 2016

 

Cartel del Campamento Almogávar y de las mesnadas en las Bodas de Isabel de Segura

Cartel del Campamento Almogávar y de las mesnadas en las Bodas de Isabel de Segura

 

19, 20 y 21 de Febrero de 2016-10-03

La leyenda

Nos encontramos a principios del siglo XIII.    Corre el año 1.217. En Teruel suenan campanas a boda; es el sonido que recibe a un caballero que, exhausto, llega a la villa por la cuesta de la Andaquilla.

Se trata de Diego de Marcilla (Juan Martínez de Marcilla según los textos históricos), que regresa rico y famoso tras tomar parte en múltiples batallas.Diego (o Juan) está enamorado desde niño de Isabel de Segura con un sentimiento correspondido. Pero mientras que ella es de una familia importante, él es hijo segundo de otra más modesta. Sin embargo, el padre de Isabel accede a darle cinco años de tiempo para enriqueciese, tras los cuales y con este requisito podrá desposar a Isabel.

El mismo día que cumple el plazo, Diego regresa a Teruel. Al poco de llegar, es informado de que el ambiente festivo y engalanamiento de la villa se debe a que Isabel de Segura acaba de desposarse. La presión de la familia y un pretendiente muy principal, han acelerado el enlace.

Los sentimientos de Diego son contradictorios: cólera, pesar, desazón, rabia… Decide ir al encuentro de su amada, para escuchar de su boca que se ha casado con Pedro Fernández de Azagra, hermano del Señor de Albarracín.

Le pide un beso a Isabel, pero ella se niega porque ahora pertenece a otro hombre. Diego no resiste la negativa, es como si algo se le rompiera por dentro. Cae fulminado al suelo. Ha muerto

Al día siguiente, las campanas de boda han trocado sus tañidos por los de funeral. Una comitiva triste y silenciosa transporta el cadáver del infortunado amante depositándolo en el templo. Cuando van a comenzar los funerales, sale de entre el gentío una mujer con la cara velada que se acerca al fallecido: es Isabel de Segura.

Destocándose, se acerca a su amado para darle el beso negado en vida, lo deposita en sus fríos labios y se desploma muriendo sobre él. La tradición asegura que murieron de amor, por eso fueron enterrados juntos, y juntos han permanecido hasta hoy.

Muerte de Diego en las Bodas de Isabel de Segura

Muerte de Diego en las Bodas de Isabel de Segura

 

Almogávares rindiendo homenaje a su compañero Diego de Marcilla en las Bodas de Isabel de Segura

Almogávares rindiendo homenaje a su compañero Diego de Marcilla en las Bodas de Isabel de Segura

Curiosidades

QUIENES FUERON LOS ULTRAMONTANOS?
Un cuerpo de ejército de los que formaron las huestes cristianas en la cruzada donde se desarrolló la famosa batalla de las Navas de Tolosa.
Simón de Montfort, jefe de la Cruzada contra los cátaros, cedió a sus tropas de cruzados internacionales al rey de Aragón a cambio de que este aceptara la mano de su hija Amice como futura reina de Aragón, quedando en prenda (o prisionero de Monfort) su hijo Jaime, el futuro Jaime I el Conquistador.
Este fue el germen de estos cruzados al que se fueron sumando aventureros, mercenarios al servicio de los herejes, exaltados religiosos y buscavidas de todo tipo procedentes de regiones al norte de los Pirineos. Una enorme legión extranjera a la que también se adhirieron muchos sospechosos de practicar el catarismo, simpatizar con la herejía o de haberla defendido. Cosiendo la cruz de la Cruzada limpiaban ante los ojos del Papa su posible inclinación o colaboración con aquella herejía que se había implantado sobre todo en el condado de Tolosa (la actual Toulousse).
A pesar de ser el rey de Aragón quien los había involucrado en la Cruzada contra el Miramamolín (pues este estaba preparando suficientes efectivos para la invasión de Europa) tuvo que sufrir el monarca un golpe de mano político y del mando de la tropa ultramontana (se han llegado a mencionar diez mil efectivos, pero probablemente fueran la mitad) se acabó haciendo cargo el Arzobispo de Narbona, Arnaul Almaric, héroe de la cruzada anticátara (aquel de : matarlos a todos, Dios distinguirá a los suyos).

Campamento Almogávar y de las Mesnadas en las Bodas de Isabel de Segura

Campamento Almogávar y de las Mesnadas en las Bodas de Isabel de Segura

Este variopinto conglomerado de tropas (occitanos, bearneses, franceses, alemanes, ingleses, lombardos etc) atravesó los Pirineos y se adentró en la península. En su camino hacia Toledo pasaron por Daroca (con milagro incluido de volteo de campanas sin que nadie las moviera etc).
De la posibilidad de que continuarán su camino a Toledo pasando obligatoriamente por Teruel vino la solicitud de la Fundación Bodas de Isabel de que nosotros los encarnáramos durante la Partida de Diego.
Revoltosos e indisciplinados, muchos de ellos fueron cometiendo tropelías por el camino hasta llegar a Toledo (nadie se atrevía a decirles nada pues estaban a las órdenes directas del Legado del Papa).
Una vez concentrados en Toledo junto a las tropas de los reyes de Castilla y Aragón y en espera de las de Navarra los desmanes continuaron hasta el punto de saquear la judería e incendiar la morería.
Una vez puestos en marcha hacía el combate directo contra los sarracenos buena parte de ellos deciden desertar. Retornan a Toledo y la sitian sin poder conquistarla. La mayoría continuó su camino hasta cruzar los Pirineos de nuevo. Otros emprendieron una especie de turismo religioso decidiendo acercarse en Peregrinación a Santiago de Compostela. E incluso, unos cuantos, se pasaron a las tropas del Miramamolín como mercenarios cristianos.
Sólo aquellos ultramontanos más comprometidos con determinados feudos puestos bajo sospecha de herejía permanecieron entre las huestes de los cruzados, esta vez ya a las órdenes del rey de Aragón. Se enfrentaron a los sarracenos con mucho heroísmo. De hecho, siempre será un misterio averiguar por qué la victoria contra el Miramamolín (llamada en un principio batalla de Úbeda, aunque no se diera en esa villa) tiene el nombre de una ciudad occitana y herética, Tolosa.
¿Tiene algo que ver los ultramontanos con los almogávares? Pues no. Independientemente de que entre ellos se alistaran partidas contratadas por señores de la guerra occitanos en su lucha contra los franceses que los estaban invadiendo. Los almogávares como tales, y está documentado (Crónica de los marqueses de Creixent) estuvieron adscritos a las tropas del rey de Aragón.

Soldado Almogávar en plena batalla en las Bodas de Isabel de Segura

Soldado Almogávar en plena batalla en las Bodas de Isabel de Segura

Algunos de aquellos ultramontanos fieles acompañarían al año siguiente a su monarca, el rey de Aragón a su batalla definitiva que los librara de Simont de Monfort y sus cruzados saqueadores. Pero todo se perdió en Muret.
Aquello…, fue otra historia.

El evento

Nuestros hermanos almogávares de Teruel organizan el campamento Almogávar y de las mesnadas a los pies de la escalinata de Teruel. Los Almugabares de Zaragoza participamos activamente en el evento en los desfiles, batallas, obras de teatro, etc. Este año en la batalla, hubo una sorpresa, mujeres armadas con sartenes atacan a los guerreros que aunque están fuertemente armados, sucumben ante le empuje de las bravas guerreras.

Mujeres encorriendo a sartenazos a los guerreros en las Bodas de Isabel de Segura

Mujeres encorriendo a sartenazos a los guerreros en las Bodas de Isabel de Segura

Nuestro grupo hizo la pequeña obra de teatro de “Los Patucos” consiguiendo que el público asistente riera a mandíbula batiente con las desventuras de este grupo de “inocentes” almogávares.

También participamos en la batalla que hubo contra nuestro campamento, de un grupo mercenario rival.

Con nuestra música de gaitas de boto, dulzainas, tarotas y timbales, acompañamos a Diego tanto a su entrada en Teruel cuando regresa de la guerra, como cuando realizamos su despedida en el entierro, tocando música fúnebre.

También participamos en la obra de teatro de “La venta de cautivas”

Este año hizo un tiempo espléndido, por lo que pudimos disfrutar de lo lindo en el mayor y mejor evento medieval de Aragón y posiblemente del mundo (y parte del universo).

Don Miguelada de Luesia

 

Cartel de l IV Don Miguelada de Luesia

Cartel de l IV Don Miguelada de Luesia

 

25 de Julio de 2015

Un poco de historia

La primera cita de Luesia en la documentación histórica acontece en un diploma delmonasterio de Leire fechado el 14 de febrero de 938, donde aparece con la forma «Lusia».5 Sin embargo, la localidad fue conquistada por los cristianos algunos años antes, bajo el reinado de Sancho Garcés I de Pamplona, entre 905 y 911.6.

En el siglo X se reforzó el castillo y se restauró y amplió el monasterio, situado en las ruinas del Corral del Calvo desde elsiglo V.7 Del año 970 data un relieve prerrománico que figura a un rey sosteniendo una cruz procesional (similar a la Cruz de la Victoria de los reyes asturianos) de largo astil, con el que se pone al frente de su mesnada en las batallas. Esta cruz es la misma de las monedas de la tradición pamplonesa y que pasó posteriormente a las monedas aragonesas y fue interpretada posteriormente (y erróneamente) con una presunta heráldica de los Arista en la Cruz de Íñigo Arista (con Pedro IV de Aragón) o de «arbor ad modum floris» (árbol a modo de flor, según Jaime I) y en el siglo XV, como árbol de Sobrarbe.

Las campañas de Almanzor de fines del siglo X afectaron plenamente a Luesia. El monasterio fue abandonado y el castillo sufrió graves daños. Con Sancho el Mayor se vuelven a reconstruir abadía y fortaleza en 1025-1030.8

En 1124, año en que alcanza el estatus de «villa»,9 Alfonso I de Aragón el Batallador concede un fuero de repoblación al enclave, fija sus límites y prevé

abril de 1154 elprinceps de Aragón Ramón Berenguer IV concede a los pobladores del burgo de San Esteban de Luesia el fuero de Jaca.11

Hasta el 14 de febrero de 1247, reinando de Jaime I de Aragón, Luesia fue siempre feudo de realengo; incluso tras su enajenación del patrimonio real en esa fecha para ceder el lugar a Pedro Jiménez de Luesia, hubo varias recuperaciones de los reyes de Aragón de la villa para integrar de nuevo las posesiones directas del monarca, aunque buena parte del resto de la Edad Media Luesia perteneció a distintos nobles, entre los que figuraron Pedro de Jérica en el siglo XIV, y en el XV losFernández de Heredia. En este mismo siglo pasó a formar parte de las posesiones del arzobispo de Zaragoza. Hasta la desaparición de los señoríos judiciales por Decreto de 1811 en las Cortes de Cádiz,

 

 

El evento

El mercado medieval, que se celebra  a finales de julio conmemora el regreso triunfante de un hijo de la villa Don Miguel de Luesia, quien lucho al lado de Pedro II en la batalla de las navas de Tolosa en 1212, celebrando este acontecimiento los años pares., y los años impares la conmemoración de la muerte de Don Miguel Junto al rey Pedro II en la batalla de Muret 1213 .

Los Almogávares de Zaragoza montamos un campamento medieval, realizamos una charlas de vestuario y armamento, exposición de trajes y armas y taller de luchas medievales.

Campamento medieval de los Almogávares en Luesia en la Don Miguelada

Campamento medieval de los Almogávares en Luesia en la Don Miguelada

 

Campamento medieval de los Almogávares en Luesia en la Don Miguelada

Campamento medieval de los Almogávares en Luesia en la Don Miguelada

 

 

Taller de lucha con espadas  en Luesia en la Don Miguelada

Taller de lucha con espadas en Luesia en la Don Miguelada

 

Taller de lucha con azconas en Luesia en la Don Miguelada

Taller de lucha con azconas en Luesia en la Don Miguelada

CHUZOS DE PUNTA

(O DE CÓMO UNA TIENDA DE CAMPAÑA SE CONVIERTE EN UNA GRAN AMIGA)

Ciutadilla del 28 de abril al 1 de Mayo de 2012

Hacía mucho que habíamos puesto nuestros ojos e ilusiones en la “Trobada de Grups de Recreació Medieval”, que este año ya iba por su décima edición.

 X ediciones en el mundo de la recreación indican mucho trabajo, bien hecho, experiencia contrastada, un evento para aprender, y para medirnos a nosotros mismos. El grupo de Arquers del Rei Jaume organiza el evento, y de la mano de la Compañía Hermana Almogavers, preparamos el viaje. Recreación pura y dura, era necesario montar y tener campamento, mesas, bancos para sentarse, atrezzo, y por supuesto tienda de campaña medieval para dormir, teníamos que vivir durante 3 días y 2 noches en pleno siglo XIII.

Así que manos a la obra, en Gallur nuestros artesanos y manitas se pusieron a la construcción de mesas y bancos, nuestras chicas con viajes a Ikea, Plaza, etc. para conseguir cestos, vajilla de barro, y con el tiempo casi justo (una semana antes), nos llegó la tienda de campaña que nos había gustado, e ilusionados, la montamos por primera vez, que maja, que grande.

La tarde del viernes, una parte de la compañía que ha llegado de avanzadilla, deja ya montada la tienda para ocupar el espacio, el grueso de la tropa, partimos el sábado temprano para Ciutadilla. Ya nos dijo el buen Ferrán (más razón que un santo), abajo estaréis bien que arriba cuando sopla el aire… (Y luego nosotros decimos del cierzo). Mañana tranquila, montamos el atrezzo, mesa, bancos, armero, estandarte y ¡hala!, a almorzar.

Desfile de todos los grupos, nosotros junto a los Almogavers (que buen rollo). Y todos juntos en el ya denominado campamento almogávar en un camino que rodea la explanada del castillo.

El castillo precioso, el pueblo acogedor, comida todos los grupos juntos, charlas, conversaciones. Por la tarde varias tiendas de campaña de la explanada salen volando mástiles rotos, telas rasgadas, el viento hace de las suyas. Al enterarnos subimos por si podíamos echar una mano. Mala suerte, y los compañeros de otros grupos tienen que recoger cosas y dormir en el pueblo en un sitio que se les habilita. Por la tarde un maestro de esgrima de Barcelona da una lección con espada de una mano, nuestra primera clase. Después todo el grupo a la Iglesia para el concierto de música medieval, que por cierto lo pasamos muy bien. A la salida, “er fin der mundo”, llovía a pozales, y hay que subir hasta el campamento, un camino empinado de varios cientos de metros, con barro hasta el tobillo, resbalando y perdiendo las abarcas entre el barro. Así que después de cenar, y a pesar de que dejó de llover, a dormir. Durante la noche siguió lloviendo, y nuestra tienda aguantó bien.

A la mañana siguiente tocaba secar al sol radiante de la mañana, ropas, pieles, banderas, vamos todo, nos enteramos que durante la noche y en la explanada varias tiendas se habían llenado de agua, más compañeros afectados. Llegan y comparten el campamento almogávar los compañeros de la Milicia de San Jorge.

Mañana de domingo, y como no, misa, bueno boda medieval oficiada por el padre Ferrán, y con menudo monaguillo almogaver. Y por la tarde la batallaaaaaaaaaaaaaaaa, primera batalla en primera fila de algún miembro de la Compañía, y el resto incluida mujeres a lanzar azconas. Se desarrolla la lucha por la herencia del Castillo entre las Órdenes Militares y los Mercenarios del Siñor de Ciutadilla, que aúpan a su hijo ilegítimo. Nos toca combatir junto a las hordas vikingas. La batalla se desarrolla en la explanada junto al castillo. Una primera fase de charlas entre los líderes de ambos grupo, el secuestro del obispo, un lanzamiento de flechas por parte de los arqueros, y hasta 4 choques de ambos ejércitos, y entre choque los almogávares corriendo a lanzarles las azconas. Bueno y también tuvimos un ataque Berseker.

Tras la batalla, al anochecer la famosa frase, “he visto un colchón hinchable volando”, no solo el colchón, también la tienda de varios compañeros volvieron a volar.

Posteriormente cena con espectáculo de danza del vientre, y los hermanos almogavers nos deleitaron con una estupenda canción de taberna. Risas charlas, cervezas bajo las estrellas junto a la taberna, buenos compañeros, que más se puede pedir. El viento parado, no hay nubes. Y a las 3 de la madrugada cayeron los chuzos de punta. Litros de lluvia, vientos huracanados que revientan tiendas. La tienda empieza a moverse, se sueltan clavijas, el mástil se tuerce, el agua empieza a entrar, pero una heroína sin dudar, con gran valor sale a clavar vientos, a cerrar bien la tienda, a colocar laterales, a pesar de la lluvia, del frio, del  aire, (estás mojada). Y nuestra tienda, aguantó, como una jabata.

A pesar del mal tiempo, del viento, de la lluvia, fue un fin de semana fantástico, de compartir los miembros de la Compañía, de hermanamiento con los Almogavers y Milicianos de San Jorge, y de probarnos y saber que podemos, y que vamos por buen camino.

Agradecer a Jaume, Ferrán, sus hijos y todos los Arquers del Rei Jaume, la oportunidad de aprender, su calor y amistad, gracias por el buen trabajo que hacéis, a nuestros hermanos Almogavers, porque abrimos caminos, al señor Desbosc y a Raúl por los ratos compartidos, a los vikingos del Clan Havamal, y EinherJar por compartir batalla y música, al grupo Arnau de Balaguer, a los amigos de Cavallers d´Urrea, y a Blindado Personal por su aguja y a todos los grupos que conocimos y que a muchos de ellos nos queda aún por conocer.

 

Puedes ver una extensa galería de fotos de este evento pulsando en el siguiente enlace: Ciutadilla 2012, Algarada Almugabar