Archive for febrero, 2016

Bodas de Isabel de Segura

Cartel de las Bodas de Isabel de Segura 2016

Cartel de las Bodas de Isabel de Segura 2016

 

Cartel del Campamento Almogávar y de las mesnadas en las Bodas de Isabel de Segura

Cartel del Campamento Almogávar y de las mesnadas en las Bodas de Isabel de Segura

 

19, 20 y 21 de Febrero de 2016-10-03

La leyenda

Nos encontramos a principios del siglo XIII.    Corre el año 1.217. En Teruel suenan campanas a boda; es el sonido que recibe a un caballero que, exhausto, llega a la villa por la cuesta de la Andaquilla.

Se trata de Diego de Marcilla (Juan Martínez de Marcilla según los textos históricos), que regresa rico y famoso tras tomar parte en múltiples batallas.Diego (o Juan) está enamorado desde niño de Isabel de Segura con un sentimiento correspondido. Pero mientras que ella es de una familia importante, él es hijo segundo de otra más modesta. Sin embargo, el padre de Isabel accede a darle cinco años de tiempo para enriqueciese, tras los cuales y con este requisito podrá desposar a Isabel.

El mismo día que cumple el plazo, Diego regresa a Teruel. Al poco de llegar, es informado de que el ambiente festivo y engalanamiento de la villa se debe a que Isabel de Segura acaba de desposarse. La presión de la familia y un pretendiente muy principal, han acelerado el enlace.

Los sentimientos de Diego son contradictorios: cólera, pesar, desazón, rabia… Decide ir al encuentro de su amada, para escuchar de su boca que se ha casado con Pedro Fernández de Azagra, hermano del Señor de Albarracín.

Le pide un beso a Isabel, pero ella se niega porque ahora pertenece a otro hombre. Diego no resiste la negativa, es como si algo se le rompiera por dentro. Cae fulminado al suelo. Ha muerto

Al día siguiente, las campanas de boda han trocado sus tañidos por los de funeral. Una comitiva triste y silenciosa transporta el cadáver del infortunado amante depositándolo en el templo. Cuando van a comenzar los funerales, sale de entre el gentío una mujer con la cara velada que se acerca al fallecido: es Isabel de Segura.

Destocándose, se acerca a su amado para darle el beso negado en vida, lo deposita en sus fríos labios y se desploma muriendo sobre él. La tradición asegura que murieron de amor, por eso fueron enterrados juntos, y juntos han permanecido hasta hoy.

Muerte de Diego en las Bodas de Isabel de Segura

Muerte de Diego en las Bodas de Isabel de Segura

 

Almogávares rindiendo homenaje a su compañero Diego de Marcilla en las Bodas de Isabel de Segura

Almogávares rindiendo homenaje a su compañero Diego de Marcilla en las Bodas de Isabel de Segura

Curiosidades

QUIENES FUERON LOS ULTRAMONTANOS?
Un cuerpo de ejército de los que formaron las huestes cristianas en la cruzada donde se desarrolló la famosa batalla de las Navas de Tolosa.
Simón de Montfort, jefe de la Cruzada contra los cátaros, cedió a sus tropas de cruzados internacionales al rey de Aragón a cambio de que este aceptara la mano de su hija Amice como futura reina de Aragón, quedando en prenda (o prisionero de Monfort) su hijo Jaime, el futuro Jaime I el Conquistador.
Este fue el germen de estos cruzados al que se fueron sumando aventureros, mercenarios al servicio de los herejes, exaltados religiosos y buscavidas de todo tipo procedentes de regiones al norte de los Pirineos. Una enorme legión extranjera a la que también se adhirieron muchos sospechosos de practicar el catarismo, simpatizar con la herejía o de haberla defendido. Cosiendo la cruz de la Cruzada limpiaban ante los ojos del Papa su posible inclinación o colaboración con aquella herejía que se había implantado sobre todo en el condado de Tolosa (la actual Toulousse).
A pesar de ser el rey de Aragón quien los había involucrado en la Cruzada contra el Miramamolín (pues este estaba preparando suficientes efectivos para la invasión de Europa) tuvo que sufrir el monarca un golpe de mano político y del mando de la tropa ultramontana (se han llegado a mencionar diez mil efectivos, pero probablemente fueran la mitad) se acabó haciendo cargo el Arzobispo de Narbona, Arnaul Almaric, héroe de la cruzada anticátara (aquel de : matarlos a todos, Dios distinguirá a los suyos).

Campamento Almogávar y de las Mesnadas en las Bodas de Isabel de Segura

Campamento Almogávar y de las Mesnadas en las Bodas de Isabel de Segura

Este variopinto conglomerado de tropas (occitanos, bearneses, franceses, alemanes, ingleses, lombardos etc) atravesó los Pirineos y se adentró en la península. En su camino hacia Toledo pasaron por Daroca (con milagro incluido de volteo de campanas sin que nadie las moviera etc).
De la posibilidad de que continuarán su camino a Toledo pasando obligatoriamente por Teruel vino la solicitud de la Fundación Bodas de Isabel de que nosotros los encarnáramos durante la Partida de Diego.
Revoltosos e indisciplinados, muchos de ellos fueron cometiendo tropelías por el camino hasta llegar a Toledo (nadie se atrevía a decirles nada pues estaban a las órdenes directas del Legado del Papa).
Una vez concentrados en Toledo junto a las tropas de los reyes de Castilla y Aragón y en espera de las de Navarra los desmanes continuaron hasta el punto de saquear la judería e incendiar la morería.
Una vez puestos en marcha hacía el combate directo contra los sarracenos buena parte de ellos deciden desertar. Retornan a Toledo y la sitian sin poder conquistarla. La mayoría continuó su camino hasta cruzar los Pirineos de nuevo. Otros emprendieron una especie de turismo religioso decidiendo acercarse en Peregrinación a Santiago de Compostela. E incluso, unos cuantos, se pasaron a las tropas del Miramamolín como mercenarios cristianos.
Sólo aquellos ultramontanos más comprometidos con determinados feudos puestos bajo sospecha de herejía permanecieron entre las huestes de los cruzados, esta vez ya a las órdenes del rey de Aragón. Se enfrentaron a los sarracenos con mucho heroísmo. De hecho, siempre será un misterio averiguar por qué la victoria contra el Miramamolín (llamada en un principio batalla de Úbeda, aunque no se diera en esa villa) tiene el nombre de una ciudad occitana y herética, Tolosa.
¿Tiene algo que ver los ultramontanos con los almogávares? Pues no. Independientemente de que entre ellos se alistaran partidas contratadas por señores de la guerra occitanos en su lucha contra los franceses que los estaban invadiendo. Los almogávares como tales, y está documentado (Crónica de los marqueses de Creixent) estuvieron adscritos a las tropas del rey de Aragón.

Soldado Almogávar en plena batalla en las Bodas de Isabel de Segura

Soldado Almogávar en plena batalla en las Bodas de Isabel de Segura

Algunos de aquellos ultramontanos fieles acompañarían al año siguiente a su monarca, el rey de Aragón a su batalla definitiva que los librara de Simont de Monfort y sus cruzados saqueadores. Pero todo se perdió en Muret.
Aquello…, fue otra historia.

El evento

Nuestros hermanos almogávares de Teruel organizan el campamento Almogávar y de las mesnadas a los pies de la escalinata de Teruel. Los Almugabares de Zaragoza participamos activamente en el evento en los desfiles, batallas, obras de teatro, etc. Este año en la batalla, hubo una sorpresa, mujeres armadas con sartenes atacan a los guerreros que aunque están fuertemente armados, sucumben ante le empuje de las bravas guerreras.

Mujeres encorriendo a sartenazos a los guerreros en las Bodas de Isabel de Segura

Mujeres encorriendo a sartenazos a los guerreros en las Bodas de Isabel de Segura

Nuestro grupo hizo la pequeña obra de teatro de “Los Patucos” consiguiendo que el público asistente riera a mandíbula batiente con las desventuras de este grupo de “inocentes” almogávares.

También participamos en la batalla que hubo contra nuestro campamento, de un grupo mercenario rival.

Con nuestra música de gaitas de boto, dulzainas, tarotas y timbales, acompañamos a Diego tanto a su entrada en Teruel cuando regresa de la guerra, como cuando realizamos su despedida en el entierro, tocando música fúnebre.

También participamos en la obra de teatro de “La venta de cautivas”

Este año hizo un tiempo espléndido, por lo que pudimos disfrutar de lo lindo en el mayor y mejor evento medieval de Aragón y posiblemente del mundo (y parte del universo).